27 Març 2015

Per

Descubriendo mi rabia

¿Porqué descubrir mi rabia si llevo tanto tiempo tratando de cubrirla?

 

Intentando con todas mis fuerzas no gritarles a mis hijos, ni decirle palabras hirientes a mi pareja, y leyendo libros de auto ayuda que me indican como aprender a tomarme la vida con alegría y creatividad.

 

La rabia tiene “mala prensa,”se asocia con maltrato infantil, violencia machista ó en su versión más ligera la asociamos con el familiar amargado e irascible al que juramos nunca llegarnos a parecer  (al mismo que después de un estallido de ira tememos parecernos cada día más.)

 

En muchos ámbitos educativos, tanto tradicionales como alternativos, pareciera que el trabajo con la rabia consiste en  castigarla, ignorarla o en encontrar algún método mágico  que nos ayude a  hacerla desaparecer.  Es una emoción que a menudo nos estorba y nos confunde. Muchos pensamos que algún día, cuando finalmente aprobemos la lección de emociones con matrícula de honor, la rabia desaparecerá de nuestra vida.

 

No nos damos cuenta que es la misma rabia, esa emoción tan temida, la que nos facilita el poner límites, el decirle “no” a aquellos que más queremos, ayudándonos a preservar nuestra individualidad. Una emoción que también  nos impulsa a salir al mundo a coger lo que  deseamos, que nos permite proteger y protegernos. Una emoción que nos ha ayudado a estar donde estamos, tanto como especie como a nivel individual.

 

A través del taller “Descubriendo mi rabia” yo busco crear un espacio donde poder mirar de frente la propia rabia, un lugar en el que podemos darnos cuenta del sitio que ocupa dentro de nuestro repertorio emocional. Exploraremos juntos cuales  son los pensamientos que nutren nuestra ira, las sensaciones físicas que nos genera y las acciones que impulsa o paraliza en nuestro andar cotidiano. Sólo así, abriendo un espacio para mirar claramente a nuestra propia rabia, encontraremos una manera de gestionarla que sea más eficaz,  que nos ayude a movernos en la dirección en la que queremos. Solo así podremos poner una emoción tan potente como la rabia al servicio de nuestra vida.

 

Eugenia Espinosa Maurer

Psicóloga col 18602, terapeuta familiar y madre.