21 Juliol 2014

Per Orit Kruglanski

Bosteza

Me gustaría decir unas palabras a favor del bostezo. (bosteza aquí)
El bostezo es un mecanismo de relajación muy potente, y ayuda a mejorar la visión.

El bostezo relaja el cuerpo, destensa la mandíbula, y humedece los ojos; oxigena el cerebro y regula el pH de la sangre, segun nuevas investigaciones trae muchos beneficios neuronales, que enumerándolos todos seguro que te haría bostezar. Cuando te despiertas y cuando te duermes, bostezas.

Bostezar es de mala educación. La mayoría de nosotros ha aprendido a reprimirlo.
¿Pero porque? Si es muy gozoso, no huele mal ni hace un sonido desagradable.
Si bostezas en clase parece que estas aburrido. (me dijo un niño que ya había aprendido a no bostezar)
Pero, no sería mejor, en lugar del bostezo, ¿suprimir las clases aburridas?
Así los maestros pueden estar tranquilos cuando los niños bostezan, y ellos también pueden bostezar si tienen ganas de hacerlo.

El bostezo reactiva el cerebro, puede indicar que estas relajado, o que necesitas descanso, o movimiento.

Es contagioso como la risa.

bostezar

Me gustaría que cada profe dedique una clase a la importancia del bostezo, a los nuevos descubrimientos acerca del bostezo, o a las antiguas tradiciones que lo recomiendan.

Que empiece clases difíciles con sesiones de bostezo.
Que cuando alguien bosteza, que todo el mundo le felicite por su buen bostezo.
Quiero que los padres hablen con sus hijos de la importancia de escuchar su cuerpo, y de bostezar cuando les hace falta porque les hará bien. Quiero que les manden a la escuela con una nota que diga “sé que mi hijo bosteza en clase, y me parece bien. Pido que usted no se lo tome personalmente.”
Que nadie se siente mal cuando la gente de enfrente bosteza, incluso en medio de un discurso, tal vez un bostezo le viene bien para aclarar las ideas.

Porque el bostezo libera el cerebro de la somnolencia, ayuda a poner la atención en conceptos e ideas importantes. Puede ayudar a aumentar la conciencia social, la compasión y la comunicación efectiva con los demás.

Y, si el cuerpo te lo pide, ¿por qué negárselo?