19 Diciembre 2018

Para Enric Gallardo

El cansancio desde la medicina tradicional china

A menudo nos sentimos cansadas, el ritmo de vida que llevamos muchas veces nos hace sentir este síntoma, pero a veces la inercia nos lleva a no hacerle demasiado caso, a normalizarla y a “ir tirando” hasta que se cronifica.

Las causas de este cansancio crónico pueden ser un exceso de trabajo, de ejercicio físico, de estrés, una constitución débil, una dieta pobre o irregular, una mala calidad del sueño o una convalecencia larga, entre las principales.

El cansancio crónico, según la visión de la medicina tradicional china puede venir de diferentes tipos de desequilibrios internos. En este artículo diferenciaremos los más comunes y daremos algunos recursos para mejorar. No obstante, siempre es recomendable la visita a un profesional para poderlo tratar en profundidad.

La medicina china explica el funcionamiento del cuerpo desde el estado energético de cinco sistemas funcionales, que engloban la totalidad de las funciones del organismo, tanto a nivel físico como emocional. Estas cinco unidades interrelacionadas son el corazon, el bazo, los pulmones, los riñones y el hígado. Cuando uno o más de un sistema está afectado, no quiere decir que al órgano en si le pase algo sino que su sistema funcional no está cumpliendo todas sus funciones.

Si el cansancio llega después de comer, al final del día, con aturdimiento mental, quizás también con cansancio muscular, y se acompaña de distensión abdominal y deposiciones más bien blandas estaremos ante una carencia de energía del bazo. En este caso será recomendable (sobre todo en otoño y en invierno) reducir al máximo los alimentos crudos y fríos y comer y beber caliente. Potenciar los cereales integrales y las verduras como la calabaza, el boniato, la zanahoria y también los guisantes. Habrá que evitar los lácteos, los refinados y el azúcar. Y es altamente recomendable buscar espacios donde poder estar en contacto con la tierra y hacer actividades manuales.

Si el cansancio es muy acusado, después de una época de mucho desgaste o de una convalecencia larga, no se repara con descanso y, además, se acompaña de debilidad o molestia a las lumbares y las rodillas y se asocia un empeoramiento de la memoria seguramente estaremos ante una debilidad de riñón. En este caso nos ayudará tomar caldos de raíces (nabo, xirivia, zanahoria…) con algas, huesos de pollo y sésamo negro. También las azukis, los dátiles, las cerezas, las ciruelas, el miso, las castañas y las nueces.

En el caso de cansancio después de un proceso respiratorio, con respiración acortada, voz más floja o dónde no apetece hablar, tos sin fuerza, propensión a enfriarse, etc. seguramente estaremos hablando de falta de energía en el pulmón. En estos casos los batidos de pera con dátil y jengibre y leche de arroz nos irán muy bien. La receta la podréis encontrar en este artículo. Recomendamos también las infusiones de dátiles y cacahuetes, aumentar la ingesta de arroz, de mijo, de almendras, de higos, de zanahoria, de nabo, de coliflor, de rábano y de miel y evitar también los alimentos fríos y crudos.

Por los casos donde el cansancio es estacional (astenia primaveral) o por una situación de estrés prolongado, acompañado de más irritabilidad o cambios de humor, sensación de nudo en la garganta o distensión de los hipocondris, será el hígado el que tendremos que tratar. Aquí, priorizaremos verduras como las alcachofas, la escarola, las endibias, las espinacas, el brécol, el apio, el rábano negro, la cebada, el alga nori, los germinados, las infusiones de menta, el perejil, el hinojo y el té verde, que nos ayudarán a mejorar la circulación de energía. Es lo que en medicina tradicional china denominamos desbloquear el hígado. La práctica de ejercicio físico suave como por ejemplo el tai txi, el yoga, el haikido, la danza,… nos ayudan a aumentar la oxigenación y circulación y nos ayudan a este desbloqueo.

En todos estos casos es recomendable la visita a un profesional de la medicina china para poder hacer un diagnóstico ajustado y un tratamiento personalizado y una revisión de hábitos y dieta. La acupuntura, la moxibustión y la fitoterapia tienen unos resultados muy buenos.

En este artículo hemos querido explicar la visión de la medicina tradicional china sobre el cansancio, pero como sabréis, en Cos trabajamos integrando las diferentes disciplinas y visiones terapéuticas para poder ofrecer un tratamiento más completo y profundo.