22 Febrero 2019

Para Eva Llach

L'insomni és un símptoma o un trastorn primari?

El pasado viernes 15 de febreros nos reunimos en la Sesión Formativa del segundo trimestre todos los terapeutas de Cos para hablar de los Trastornos del Sueño y de qué manera podemos enfocarlos y resolverlos desde una Medicina Integrativa.

 

– Los trastornos del sueño son primarios o secundarios a cualquier otro factor?

– Sabías que el sueño es un instinto de supervivencia?

– ¿Sabías que comer poco hidrato de noche, o comer más hidrato de lo necesario puede influir en tu manera de dormir?

-Qué son los Rayos Azules y de qué manera nos afectan?

 

Estos son algunos de los factores que influyen en el desarrollo de los Trastornos del sueño, a veces Insomnio.

Así que antes de recurrir al tratamiento farmacológico deberemos determinar cuales son los hábitos del individuo y determinar si hay una patología de base que contribuya a no tener un sueño reparador y saludable.

 

Tras el aparente reposo de una persona durmiendo existe un esfuerzo generoso del organismo para reparar y regenerar tejidos, eliminar radicales libres, reequilibrar su medio interno, almacenar recuerdos, y todo ello, a través de múltiples mecanismos de feed-back mediados por neurotransmisores y hormonas, con el objetivo de preparar a la persona para un nuevo despertar, para una nueva vigilia con la energía suficiente para poder afrontarla sin sintomatología alguna.

Algunos mamíferos dividen los hemisferios cerebrales en dos, utilizándolos al mismo tiempo, uno en fase vigilia y el otro en fase sueño, para llevar a cabo todas las funciones y mecanismos de los que estamos hablando.

Es por ello por lo que el sueño es imprescindible para el individuo, es un instinto de supervivencia.

La clasificación internacional de los Trastornos del Sueño considera al insomnio como una disomnia (alteración de la calidad y la cantidad del sueño).

En la literatura podemos encontrar la información necesaria sobre los Trastornos del Sueño, dentro de los cuales el insomnio tiene una definición propia y adquiere tal dimensión en nuestra sociedad que existen especialistas médicos que  se dedican exclusivamente a estudiar y tratar el insomnio.

Desde Cos consideramos los Trastornos del Sueño, en casos concretos, insomnio, un síntoma resultado de alteraciones epigenéticas, y como tal, mediado por múltiples desequilibrios de mecanismos psiconeuroendocrinos a través de los cuales podemos actuar para regularlo.

 

Es conocido el factor anímico como un determinante de nuestra calidad y cantidad de sueño, así podemos utilizar nuestra dificultad para dormir adecuadamente como un sistema de alarma que nos hace tomar consciencia de nuestra alegría y bienestar emocional y por lo tanto poder abordar nuestro problema desde aquí.

 

Podemos encontrar personas con insomnio donde un factor primordial está en el abuso del uso de pantallas, sabemos que a través de los rayos azules que éstas desprenden, se genera dopamina y cortisol, pudiendo disminuir la melatonina, hormona que ayuda a inducir el sueño en las primeras fases del mismo.

 

Habrá otras personas donde la dieta sea un factor determinante en relación a su insomnio. Tan de moda que están las dietas pobres en carbohidratos (sobre todo durante la cena) para perder peso, sabemos que un pequeño aporte de carbohidrato integral saludable puede ayudar a que el triptófano cruce la barrera hematoencefálica facilitando un sueño reparador.

Aunque bien conocido es el efecto del café en relación a los trastornos del sueño, quizás no sabemos que el chocolate puede aumentar también los niveles de cortisol en sangre y eso aumentar el nivel de alerta del organismo, interaccionando así en la fase de sueño.

También sabemos que dietas ricas en glicina y magnesio estimulan el sistema parasimpático y disminuyen la temperatura corporal, todo ello factores que ayudan a tener un sueño reparador.

 

Los Trastornos del Sueño pueden ser consecuencia también de alguna dolencia física o efectos secundarios a la ingesta de algunos fármacos de uso común en nuestra sociedad.

 

Así pues, el abordaje de un individuo que refiere un Trastorno del Sueño, a veces insomnio debe ser individualizado y con un enfoque, en ocasiones, multidisciplinar.

 

Desde la Medicina China, se puede ayudar a regular la alteración del sueño, necesitando previamente un diagnóstico a través de la sintomatología y completado con una exploración física donde el pulso y la lengua tienen mucho que decir del individuo. Podemos encontrar como causa de insomnio personas con estrés, dieta inadecuada, toma de antinflamatorios… o una mezcla de todas ellas, que manifiesten el insomnio a través de un “fuego de hígado” o un “vacío de Yin de Riñón” , dos síndromes entre otros posibles, que aunque la causa sea aparentemente la misma la regulación se hará de manera muy diferente.

 

Desde un un enfoque osteopático de los Trastornos del sueño, con un abordaje craneal, por ejemplo, conseguiremos regular la función del hipotálamo, del Sistema nervioso vegetativo estimulando la movilidad y expansividad del cráneo, favoreciendo así los mecanismos fisiológicos que intervienen en la regulación del sueño.

 

Evidentemente la psicología, el coaching, o la Integración Emocional tienen mucho que ofrecer en personas donde el factor determinante es de causa anímica o de una mala gestión del estrés.

 

También terapias como la Reflexología y la Terapia Neural pueden ayudar a regular un trastorno del sueño a través del estímulo del Sistema neuroendocrino del individuo.

 

Desde COS confiamos en la autorregulación del organismo y antes de llegar al tratamiento farmacológico de un Trastorno del Sueño (a veces necesario) proponemos  diferentes alternativas para regularlo que potencian los mecanismos propios de nuestro organismo a través de las terapias expuestas y modificando algunos hábitos que nos producen estados de “hiperalerta” de una manera automatizada e inconsciente, desencadenando  los llamados Trastornos del Sueño, llegando a veces a desarrollar un Insomnio.