25 Octubre 2018

Para Enric Gallardo

Haz subir defensas

Cuando hablamos de subir las defensas nos viene a la cabeza el no enfriarse con los primeros fríos, o no estar todo el invierno arrastrando un resfriado que no acaba de marchar. El concepto clave es la adaptación. Que el organismo sea capaz de mantener el equilibrio u homeostasis aunque las condiciones externas cambien. Y esto también va más allá del simple resfriado.

El sistema inmunológico es un entramado complejo de células, mucosas, tejidos y órganos que hacen posible esta tarea. La Medicina Tradicional China (MTC) tiene una visión del funcionamiento del organismo diferente a la medicina convencional. Entre otras cosas porque fue formulada hace más de dos mil años en China. Con las diferencias en la técnica y también en concepción del mundo y de la naturaleza que ello implica.

Energéticamente, desde la MTC, debe haber un equilibrio global en el organismo para que los diferentes sistemas que lo integran puedan funcionar óptimamente. Y estos sistemas, se engloban dentro de las características funcionales de cinco órganos principales. En el caso del sistema inmune, en la MTC encontramos lo que llamamos el Wei Qi, o energía defensiva, que haría unas funciones de protección y adaptación del organismo análogas al sistema inmunológico. Además, se encarga de regular la temperatura corporal, de la apertura y cierre de los poros, y de humidificar y nutrir parcialmente los tejidos.

Desde la MTC, para cualquier tratamiento, siempre hacemos un diagnóstico personalizado para encontrar la manera de conseguir el equilibrio interno que necesita cada uno. Pero los órganos que son más fundamentales para las defensas son el Pulmón, Bazo y los Riñones. Así que con la acupuntura, la fitoterapia y demás técnicas de que disponemos, apuntaremos a tonificar uno o más de estos órganos con el fin de conseguirlo.

De manera casera, podemos adaptar un poco lo que comemos de cara a la llegada del frío. En primer lugar, debemos tonificar la energía del Bazo, y preservar el calor interno. Así que trataremos de comer el máximo de alimentos cocinados y a temperatura tibia o caliente. Esto facilita mucho la digestión y evita que el sistema digestivo deba utilizar demasiada energía para calentar y digerir los alimentos y bebidas. Potenciaremos las cocciones largas y lentas y evitaremos o reduciremos las ensaladas y las bebidas frías. Alimentos amarillos o naranjas como la batata, la calabaza y el mijo darán buena energía a la Bazo. Los alimentos de sabor picante movilizan la energía hacia el exterior y nos ayudarán a fortalecer la energía defensiva. Alimentos como el jengibre fresco, la cebolla, el ajo, los rábanos, los nabos, la canela, la pimienta y el clavo. Además de las setas, en especial el shiitake.

Para tonificar el Riñón podemos hacer caldos de raíces e ir bebiendolos calientes. También alimentos negros u oscuros como el sésamo negro, las azukis, las algas (que remineralizan potentemente).

Para tonificar el Pulmón (y también el bazo) y una receta de batido caliente muy buena. Se debe hervir durante unos veinte minutos a fuego lento cuatro peras en trozos y cuatro dátiles en leche de arroz. Los últimos cinco minutos se le puede añadir un par de rodajas de jengibre fresco. Después lo trituramos todo. Este batido se puede tomar como preventivo y también como recuperador de la energía del Pulmón y Bazo después de haber pasado un proceso respiratorio.

Una técnica que se puede utilizar es la moxibustión. Consiste en aplicar el calor que desprende un puro hecho de artemisa Argyre a determinados puntos o zonas del cuerpo. Se utiliza para muchas condiciones diferentes, pero aplicada a ciertos puntos estimula mucho las defensas y fortalece el organismo. Es fácil de usar pero se debe consultar a un profesional de la MTC para que valore si hay ninguna contraindicación y enseñe a localizar el punto correctamente.