23 Febrero 2017

Para Maria Ortí

Nueve meses pasan volando. Vive tu embarazo.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, el embarazo no se recupera y nueve meses pasan volando.

La vida nos da nueve meses de gestación. Y por algo es! Es el tiempo que hace falta para que nuestro bebé madure para poder mamar, respirar y salir del cuerpo de la madre, de entre sus huesos. Es un tiempo justo que no sólo permite la maduración de la criatura, sino que permite también la maduración emocional de la mujer y de la pareja; el tiempo justo para hacer la metamorfosis hacia la madre, hacia el padre.

El estado de embarazo es un proceso normal a la vida y al cuerpo de una mujer. Pero también es muy complejo. Y es tanto complejo que nos pilla por sorpresa y casi no tenemos tiempo de ir descubriendo y saborear todos los cambios que se van sucediendo día a día.
El embarazo es un momento de contemplación del cuerpo, de disfrutarlo, de explosionarlo. Tiempo de abrir una nueva mirada hacia una misma; tiempo de establecer un diálogo de pensamientos, sentimientos y tactos con la nueva persona que crece a la barriga. Tiempo para confiar en la fisiología y la potencia femenina, tiempo para apartar de la mente negativitats y miedos.
Tiempo, en fin, para reflexionar como madre, como padre, como pareja… y para sentirte en tu nuevo lugar.

Normalmente, como durante estos nueve meses continuamos con nuestra actividad habitual (y está bien que así sea!) no tenemos tiempo de disfrutar de todo aquello que nos pasa. Los días pasan volando y por la noche quedan ratos rascados al sueño para comunicarnos. Acostumbramos a tener poca información de la normalidad, las hormonas, las emociones, los miedos buenos, el instinto, la logística, la sexualidad. Y es habitual sentirse sin referencias, puesto que es complicado tener cerca a madres y padres criando y empatitzar con ellos, conviviendo.
Y como suele pasar que hasta que no nos encaontramos con algo no investigamos sobre el tema, durante estos nueve meses nos ponemos a buscar información, ejercemos de esponjas mentales y recogiendo los pros y los contras de la epidural, de la oxitocina, del corte del cordón, del masaje perineal… necesitamos que nos expliquen como hacer los ejercicios de Kegel, y saber si tenemos que cambiar en algo nuestra alimentación. Por no hablar que nos empezamos a plantear temas como la lactancia, el colecho, el chupete, las noches, las cunas de colecho, las mochilas para bebés, el biberón, las crisis de lactancia, la depresión postparto, la fiebre, las posiciones para el parto, la respiración, la vitamina K, la D… Y es un no parar de mezclar temas! Y te encuentras tomando decisiones sobre temas que tres meses atrás no sabías ni que existían.

Durante mi práctica profesional me he encontrado con madres que me explican que los pasaron cosas que no deseaban, que no tenían suficiente información y que el postparto es una montaña rusa para la mujer y su pareja, que a menudo se sienten desorientadas por el sentir de cada cual.

Pienso que este es un tiempo en qué es muy importante la compañía y la información, encontrar grupos de apoyo y ayuda, no sólo al postparto, sino también durante el embarazo. Y durante la crianza, está claro!
Es por eso que os recomiendo enormemente participar en los grupos de acompañamiento al embarazo, el parto y la crianza; para tener un tiempo de dedicación exclusiva a vuestra barriga, a vuestro cuerpo, a todo aquello que el embarazo os mueve. Un tiempo para iros informando de este proceso natural que estáis viviendo y de cómo podéis habitarlo de manera más saludable. Un tiempo para plantearos opciones de parto y tomar las decisiones desde la calma, con certeza. Un tiempo, en fin, para sentiros acompañadas.

Recomiendo grupos que os incluyan desde bien pronto, en el cuarto o quinto mes de gestación. Ya sé que en estos momentos todavía estáis trabajando y pensando que todavía falta mucho, pero si la naturaleza nos da nueve meses de gestación es para aprovecharlos desde el minuto cero! De este modo el proceso de interiorización y cambio es más completo y andamos conjuntamente en aquello físico y en aquello emocional.

En Cos, desde las diferentes disciplinas con las que trabajamos, te ofrecemos un acompañamiento cuidadoso, amoroso y personalizado durante todo tu momento de embarazo, postparto y crianza. Porque sabemos que estos nueve meses son un tiempo muy valioso… y porque nuevo meses, pasan volando!