9 Marzo 2018

Para José Herrero

Primeros auxilios y remedios caseros

Por qué planteamos hacer un taller de Primer Auxilios para familias y educadoras? Por qué utilizar recursos naturales y caseros?

Vemos necesario e importante que las familias y personas educadoras tengan unos conocimientos básicos, para sentirse con mayor seguridad para gestionar y atender procesos que se dan en los niños y niñas, sean más o menos urgentes.

Hacemos un taller introductorio, dirigido a la autogestión de procesos y situaciones de urgencia, aprovechando también la sabiduría curandera. El taller está dividido en 3 partes:

  1. Procesos habituales en la infancia, generalmente leves y autolimitats. Fiebres altas, dolores de oido, vómitos y diarreas y tos. Hablar y ver sus límites e identificar las posibles complicaciones, convulsiones febriles, deshidratación y dificultad respiratoria.
  2. Reanimación Cardiopulmonar (RCP) y maniobra de desobstrucció. Estas son dos maniobras importantes que hay que conocer. La primera, por si nos encontramos con una parada respiratoria o de corazón, y la otra por si el niño/a se atraganta.
  3. Otras situaciones que se pueden dar en la infancia. Veremos como limpiar una herida, como atender una quemadura leve, una conjuntivitis o que hacer en el caso de un golpe en la cabeza.

Antes, nuestras abuelas conocían remedios y plantas que tenían acciones terapéuticas, que ayudaban a gestionar muchos de los procesos o accidentes domésticos en las criaturas. A este conocimiento acumulado lo llamamos  sabiduría curandera mediterránea. Las abuelas tenían aceite de hipérico para los golpes, nos ponían alcohol de romero para las molestias musculares, también nos aplicaban cataplasmas de vinagre para bajar la fiebre, sabían qué darnos para comer si teníamos diarrea, nos hacían vahos de eucaliptos, y en casa de las abuelas siempre había tomillo para curar los ojos de conjuntivitis y para enjuagar cuando nos hacía daño la garganta, y en la cocina encontrábamos, salvia, orégano, clave, saúco, eucalipto, etc.

Creemos que es importante recuperar parte de esta sabiduría curandera y fomentar la confianza en la autogestión para que las familias se vean con herramientas para gestionar aquellos procesos habituales y leves de los niños y niñas y que puedan identificar aquello que es urgente y que necesita una atención especial o una derivación médica.

Constatamos que vivimos con un exceso de intervención y medicalització no dejando margen y ni permitiendo el desarrollo de los mecanismos propios de adaptación biológicos y primera barrera inmunológica de los niños. A la mínima que hay fiebre tomamos antitérmicos; con cualquier dolor e inflamación, hacemos uso de los antiinflamatorios; cuando tenemos mocos, aspiramos, evaporizamos y tomamos fármacos por fluidificar, etc. En general, en nuestra sociedad moderna y occidental, estamos reduciendo la patología aguda, pero a la vez, estamos favoreciendo el desarrollo cada vez más alto, de enfermedades crónicas.

En el taller daremos herramientas curanderas para tener un botiquín más natural y poderlas usar en las situaciones habituales y comunes de los niños. Para saber cómo modular la fiebre, como calmar el dolor e oido, como hacer un suero casero si hay vómitos, qué aplicar si hay una pequeña quemadura, qué poner en un golpe, etc. Y también, para atender una situación de urgencia.