14 Mayo 2020

Para Eva Llach

Resolver la Dismenorrea desde un abordaje integrativo

En la sesión clínica con el equipo, hemos tratado la Dismenorrea, conjunto de síntomas que mensualmente acompañan la llegada de la menstruación a una gran parte de las mujeres y con una prevalencia entre el 60-90%.

¿Pero qué es la Dismenorrea?

Algunas de mis amigas habían dejado de ir al colegio por tener un o dos días antes de cada menstruación un dolor en el bajo vientre, tipo cólico, de intensidad diez, si eso es el nivel máximo, que se acompañaba de nauseas, vómitos, cefaleas, mareos…ya veis, una serie de sintomatología que la dejaban incapaz de moverse de la cama. En cambio, otras, tenían un dolor llevadero, eso si, llevadero, pues tomaban de dos a cuatro antiinflamatorios/analgésicos por mes, para poder realizar su actividad diaria, tal como era, ir al colegio, a la clase extraescolar o hacer deberes….

Es verdad también, que hay algunas mujeres, como yo, somos afortunadas y tenemos la sorpresa, grata o no, de manchar la braguita, avisándonos una vez más, que ya ha pasado más o menos un mes de la última menstruación, sin enterarnos por ninguna otra causa.

En COS, nos planteamos acompañar la Dismenorrea con el objetivo de mejorar la calidad de vida de algunas de las mujeres que sufren esta molesta, a veces invalidante, sintomatología.

Coordino el Área Clínica del Centro, me tranquiliza y me reconforta saber que tenemos un equipo de profesionales que conectan unos con otros para complementar cada una de sus terapias, sumando sinergias y sin limitarse al alcance que cada una de ellas pueda tener.

Por ejemplo, cuando una usuaria consulta por dismenorrea y es visitada por nuestra Ginecóloga, después de descartar algunas de las posibles causas orgánicas de este síndrome (analítica, ecografía, citología), puede derivar a la Osteópata , pues ha detectado que la mujer a la que está atendiendo, padece también de Bruxismo y conoce bien la posible relación que existe entre las tensiones en la zona craneomandibular y las del suelo pélvico.

También la osteópata de COS , al visitar a la mujer en varias sesiones  e ir regulando toda la zona craneal y mandibular con la consecuente mejora progresiva tanto del bruxismo como de la dismenorrea, detecta que es una usuaria muy sensible al frío, y que toda su sintomatología empeora con el con temperaturas relativamente bajas (aunque para otra persona pueden ser normales), y deriva a Medicina China, para tratar con Acupuntura y Moxa, pues la osteópata sabe que equilibrando la temperatura interna podemos equilibrar el síntoma. Y es entonces, cuando nuestra especialista en Medicina China, mientras explora el pulso y la lengua entre otros, observa muchísima rigidez en la mujer, y se pregunta a si misma, si esa rigidez se extiende a la musculatura del suelo pélvico de la usuaria y puede hacer más doloroso la llegada de la menstruación, y es cuando la Acupuntora deriva a la fisioterapeuta de Suelo Pélvico de COS para ayudar a liberarla de tal rigidez.

Este es solo un ejemplo del funcionamiento de COS, conexión y complemento, con el único objetivo de reequilibrar un organismo que se queja.

Hay muchas más terapias que pueden ayudar a mejorar toda la sintomatología de la dismenorrea:  nutrición, psicología, reflexología, terapia neural…

Sabemos que la Dismenorrea se desarrolla en cada una de nosotras de manera única y diferente, es por ello, que hay que individualizar siempre para hacer una buena orientación terapéutica y conseguir que la dismenorrea desaparezca en algunos casos o se minimice en otros, logrando así, una menor necesidad de ingesta de fármacos que a su vez dañan otros órganos, y por supuesto, mejorar la calidad de vida de la mujer que la sufre.

Algunas personas opinan que la Dismenorrea es un síntoma heredado de nuestras ancestras, un síntoma que somatiza y expresa todo el sufrimiento por el que ha pasado y pasa la mujer, por el simple hecho de ser mujer y tener la regla. Sabemos que la mujer ha sido insultada, marginada, torturada, incluso asesinada por la presencia de este flujo rojo, con olor y sabor propio, que se asoma por nuestra vagina y gotea como un grifo abierto unos días cada mes.

Mi opinión es que existe una memoria corporal y energética que también se manifiesta en nuestros síntomas, claro que sí, pero también intervienen múltiples factores en su desarrollo, tales como factores hormonales, anímicos, ambientales, sexuales, inflamatorios, nerviosos, quirúrgicos, genéticos …. y desde COS también los contemplamos.

Me gusta mirar desde lo constructivo sin obviar las barbaridades que todavía hoy existen hacia las mujeres. Creo estar en un presente mucho más consciente que en mi infancia, que mira hacia delante y va reparando heridas, muy lentamente, con MUCHO por hacer todavía, pero avanzando. Por eso propongo una despedida a nuestra memoria ancestral, pues ya no necesitamos el dolor por ser mujer, y atender un AHORA conectando la Dismenorrea a la sexualidad, la Dismenorrea con la conización, la Dismenorrea a la enfermedad de transmisión sexual, la Dismenorrea al estrés

 

Dra. Eva Llach Gelpí