2 Noviembre 2020

Para Laia Fauró

Shiatsu, un buen recurso para el dolor de espalda

A través de diferentes maniobras, el Shiatsu actúa sobre el sistema parasimpático para promover un estado relajado y desacelerado del cuerpo, y también tonifica musculatura y articulaciones para sostener bien la estructura ósea del cuerpo, especialmente la de la espalda.

Tener dolor a las espaldas es muy habitual, hay quién dice que cerca del 80% de la población sufre en algún momento, ya sea de manera aguda (por accidente o mal gesto) o crónica.

Algunos de los principales factores de riesgo descritos son la vida sedentaria, el estrés y la ansiedad.

Seguir un estilo de vida sedentario puede hacer que tengamos un tono muscular más bajo y rigidez articular, y por tanto, puede dejar la columna vertebral y el resto de estructura ósea sin uno sostiene flexible para adaptarse armónicamente a los movimientos. La consecuencia directa sería tener que lidiar con una columna en la cual el juego de vértebras y sus almohadillas tienen que hacer más trabajo de la que pueden asumir, y por tanto quedan más expuestas a lesiones.

Y vivir el día a día con estrés puede generar tensiones y contracciones en diferentes niveles de la columna (lumbar, dorsal o cervical), y cuando tenemos tensión acumulada y sostenida se acaba traduciendo en molestia o dolor en aquella zona. Estar bajo presión o estrés es como vivir permanentemente en una situación de alerta, de fuga o de vigilancia y por tanto, hacer trabajar el cuerpo en el límite.

Dicho de otro modo: el estrés o emociones fuertes (el miedo, la vergüenza o la rabia) pueden hacer que el sistema autónomo simpático esté más activado del qué haría falta. Esto se traduce en frecuencia cardíaca más alta, más irrigación sanguínea a los músculos para responder una acción repentina, segregación de más noradrenalina y adrenalina, aceleración del metabolismo…

Y nos interesa tenerlo activado en su medida justa, dejando que el sistema parasimpático (promueve una desaceleración de las diferentes funciones: respiración más pausada, una circulación más regular y lenta, fomenta la actividad digestiva y la salivación, nos prepara para la reproducción…) pueda también llevar a cabo su trabajo. Este trabajo, entre otros, es facilitarnos un estado calmado, nos predispone a descansar y a nutrirnos, actividades que no se pueden hacer de forma segura si estamos en alerta.

El Shiatsu es una técnica de masaje japonesa que actúa, sobretodo, sobre el sistema parasimpático, frenando nuestra actividad corporal y metabólica, preparándonos para periodos de tranquilidad. En estas condiciones, podemos promover una musculatura relajada, sin tensiones, más aflojada.

Y lo hacemos a través de presiones profundas con el dedo o con la mano, movilizando y haciendo rotaciones a las articulaciones. Añadimos también estiramientos y flexiones cuando hace falta, y además, haciendo un trabajo con la respiración activamos un masaje interno y una capacidad de atención y conciencia corporal que nos permitirán una actitud activa y de autoobservación del proceso de mejora a lo largo de las sesiones.

El Shiatsu sigue la base teórica de la Medicina Tradicional China, y esto quiere decir que entiende que tenemos una energía vital que circula a través de diferentes canales del cuerpo (meridianos), y que cuando hay un bloqueo o estancamiento de esta energía es cuando tenemos molestia, dolor o caemos enfermos.

Seguir el meridiano de vejiga está especialmente indicado en caso de dolor de espalda, puesto que resigue toda la parte posterior del individuo/a, desde la cabeza hasta los pies. A veces también trabajamos sobre el recorrido del meridiano de riñón, especialmente cuando hay dolor a la zona lumbar y del sacro.

Con el shiatsu podemos tratar tanto dolores agudos (o jitsu), que se reconocen por la intensidad del dolor y porque hacen que la zona afectada esté roja o caliente, como dolores más crónicos (o kyo), que habitualmente son fruto de lesiones más profundas y que se notan porque es donde hay un tono muscular más bajo y una temperatura más fría.

El Shiatsu también está especialmente indicado para dolores como el del nervio ciático, dolor que a menudo puede llegar a ser muy molesto e invalidante.