19 Diciembre 2017

Para Pilar Rodrigáñez

Tres consejos para pasar unas fiestas sin digestiones pesadas

Las fiestas de fin de año son siempre un motivo para comer un poco de más. En realidad, esto no es un problema si ya tenemos instalados unos hábitos alimentarios correctos, sino que forman parte de esas excepciones que vale la pena disfrutar sin remordimientos, con la conciencia de que son momentos concretos y de que no forman parte de nuestro día a día.

De todas formas, también es cierto que muchas veces estas comilonas acaban con sensación de hinchazón abdominal o malestar digestivo. Evidentemente nuestra tripa se resiente cuando consumimos cantidades excesivas de producto animal, azúcar y bebidas alcohólicas.

Para atenuar el coletazo de los encuentros en torno a mesas repletas de comidas y bebidas, os dejo 3 medidas muy simples pero que seguro os resultarán de gran ayuda para no encontraros demasiado pesados o molestos los días siguientes a las fiestas.

 

1/ Priorizad los aperitivos vegetarianos

Como es muy probable que luego tengamos una ingesta bastante alta de producto animal en los platos principales, una buena manera de “rebajar” las exigencias digestivas es proponiendo aperitivos vegetarianos. Hay montones de posibilidades a base de patés vegetales, olivas, frutos secos, aguacate, crudités de verduras… y un truco para no quedar con la panza llena desde el primer momento es coger un plato de postres y poner una muestra de cada receta. Luego, con los platos principales, ya tendremos oportunidad de seguir comiendo.

2/ Incluid alimentos amargos en las comidas

Unos de los órganos más maltratados durante los días de comilonas familiares es el hígado. Y una forma de mimarlo a través de la alimentación es incorporando ingredientes que lo tonifican, que lo ayudan a realizar sus funciones. Entre estos alimentos se encuentran las hojas verdes, muy fáciles de incorporar en cualquier ensalada: rúcula, canónigos, espinacas, diente de león, escarola… Por tanto, una buena idea para evitar malestar luego de estos días de excesos, es acompañar cada comida con una pequeña ensalada de hojas verdes amargas. Si elaboramos una vinagreta con zumo de limón o un vinagre de mañana sin pasteurizar, también estaremos haciéndole un favor a nuestro hígado para que trabaje mejor estos días.

3/ Acompañad los días de fiesta con una infusión digestiva y hepática

Otra forma de atenuar los efectos digestivos de las comidas de fin de año, es tener a mano una infusión, que puede tomarse durante el postre o –aún mejor- durante todo el día. Existen unas cuantas plantas que facilitan las digestiones y que nos ayudan a no tener tantos gases: el hinojo, el anís estrellado, la manzanilla, la menta piperita, el comino. Una infusión deliciosa y muy buena compañera para estas fechas es la de hinojo, anís y menta piperita.

Por su parte, el jengibre, además de ser altamente digestivo y antiinflamatorio, tiene especial afinidad con el hígado, con lo cual es un ingrediente interesantísimo a la hora de elaborar nuestra infusión digestivo-hepática.

 

En estas fiestas, Cos y todo su equipo de profesionales queremos desearos encuentros felices y con mucha salud. ¡Que el 2018 llegue con nuevos propósitos y mucho entusiasmo! A nosotros el año que viene nos hace especial ilusión, porque estaremos consolidando nuestro proyecto de salud integrativa y solidaria, en un nuevo espacio, mucho más grande y con más recursos, para seguir ofreciendo nuestro servicio sin saturaciones e incorporar nuevas terapias que enriquezcan la atención.

¡Salud y bienvenido 2018!