Shiatsu

Shiatsu

Hay muchos motivos que nos pueden llevar a pedir una sesión de Shiatsu. Los beneficios de esta técnica corporal japonesa son infinitos y cada persona puede buscar unos de diferentes.

Desde el Shiatsu (y la Medicina Tradicional China, base teórica del Shiatsu) entendemos que cualquier molestia, ya sea física o mental / emocional, es generada por un desequilibrio o estancamiento de la energía interna, que se canaliza a través de los meridianos.

Recibir una sesión de Shiatsu, más allá del tratamiento concreto que se seguirá en cada caso, también facilita que el receptor / a disfrute de un rato para él / ella, en silencio y quietud. Para escucharse, reencontrarse y ponerse en el centro de su mirada. Y es que a menudo, cuando comienza un Shiatsu, el mundo se detiene y se genera el espacio adecuado para poder observar cómo es la respiración, donde notamos tensiones o qué partes del cuerpo necesitan atención y cuidado. Y poco a poco, podemos ir descubriendo y trabajar la conciencia corporal, y convertirse así, activos en el proceso de mejora y de crecimiento personal.

En conclusión, el Shiatsu nos deja en una mejor posición para hacer frente a los retos cotidianos, disfrutando de más vitalidad. Y además, refuerza de manera muy efectiva los sistemas circulatorio e inmunitario, y equilibra el sistema nervioso.

Laia Fauró

Laia Fauró

Shiatsu (masaje japonés)

Más información

Más información

Más información